NUESTRA IDENTIDAD

Cáritas es la acción sociocaritativa de la Iglesia. Cáritas participa en el ministerio de la caridad como la acción global de la Iglesia.

La Iglesia está dotada de distintos ministerios con múltiples funciones. Cáritas, como propia Iglesia, es erigida y animada para cumplir el ministerio de la caridad.

Desde las dimensiones eclesial, evangelizadora, profética y universal se explica la caridad como núcleo de la identidad de Cáritas.

La dimensión eclesial hace referencia al hecho de que la caridad se integra en la Iglesia particular y en cada una de las comunidades como elemento de su vida y misión. Esto se debe a que la acción caritativa y social constituye parte de la misión evangelizadora de la Iglesia. Es en cada diócesis donde Cáritas encuentra su lugar como ministerio pastoral.

Cáritas promueve el amor preferencial de los pobres y por ello forma parte también del ministerio de evangelización. Esta dimensión evangelizadora se establece no sólo por el mensaje en el Evangelio, además por el testimonio de la acción Donantecaritativa. La dimensión profética se refiere al compromiso por la justicia derivado del amor preferencial de la Iglesia por los pobres. No hay pues, oposición entre el orden de la caridad y de la justicia. Sin la caridad, la justicia puede aparecer totalmente desencarnada y deshumanizada. Por consiguiente, sin la justicia la caridad corre el riesgo de ser ilusoria.

Otra de las dimensiones de la caridad es la universalidad. La exigencia interna del amor se traslada a todos, construyendo así la fraternidad universal. Además, que el mundo sea cada vez más interdependiente y el desequilibrio Norte- Sur, establece que la caridad sea uno de los de los desafíos más urgentes que debe afrontar la comunidad mundial.

Los comentarios están cerrados.